Cómo limpiar una notebook

La limpieza de tu notebook no es solamente una cuestión de estética, sino una necesidad para el funcionamiento duradero de la máquina. Pero no se debe hacer cualquier manera. Hay que utilizar productos adecuados (ver el últimos apartado: “Los productos recomendados”), que pueden encontrarse tanto en grandes supermercados como en casas de informática. Nuestro consejo: después de haber limpiado el exterior, posiblemente estarás tentando de limpiar el interior… Pero no te arriesgues: corres el peligro de perder el beneficio de la garantía y, además, de dañar componentes. Más allá de los consejos que te brindamos a continuación, es recomendable llevar la máquina al menos una vez por año a un especialista, que pueda limpiarla por dentro.

Etapa 1: el lector óptico

Enciende tu notebook y entra a Windows, como de costumbre. Abre el lector óptico como si fueras a insertar cualquier disco. Con el aerosol de aire comprimido, pulveriza un poco de aire para eliminar el polvo y limpiar la lente del láser. Atención! no toques el láser con los dedos ni con pulverizador plástico del aerosol. Y no tires aire al interior del lector: esto empujaría el polvo hacia el fondo.

Etapa 2: la pantalla LCD

Paso siguiente: apaga la notebook, desconecta el cable de alimentación y retira la batería para evitar un arranque accidental durante la limpieza. Para cumplir esta etapa utilizamos las toalas húmedas: un paño clásico no sirve, como tampoco todo lo que puede revelarse corrosivo (ninguna acetona, nada de alcohol etílico o de amoníaco: algunos limpiadores para plástico y vidrios pueden dejar una capa que produce un reflejo). Las toallas especiales para pantallas planas son el producto adecuado, pero una opción más económica sería un paño antiestático en microfibras (no uses pañuelos ni rejillas). Si la pantalla está verdaderamente sucia, humedece apenas el paño con una solución reservada para este uso , y pásalo delicadamente sobre la superficie de la pantalla, después de haber verificado que nada sobre el paño corre peligro de rayar la superficie.

Etapa 3: el teclado.

Con mucha suavidad, damos vuelta la notebook (con la pantalla abierta, claro) y lo movemos apenas con un movimiento lateral, para hacer caer el polvo, las cenizas y todos aquellos residuos minúsculos (migajas de pan, por ejemplo). Después volvemos a apoyar el equipo sobre una superficie plana. Nuevamente utilizamos el aire comprimido, y lo aplicamos en los intersticios del teclado, hacia los lados o los extremos (para empujar el polvo y sacarlo del equipo).
Siempre lo hacemos a través de un rociamientos suaves, manteniendo el aerosol cabeza hacia arriba. Después, sobre un paño sin pelusas vaporizamos un poco del producto limpiador universal en spray, o, en su defecto, espuma de limpieza. Limpiamos las teclas una a una, humedeciendo regularmente el paño. Hay que limpiar también el mouse táctil, las teclas de función superiores así como la parte donde se apoyan las manos.

Etapa 4 : la carcaza

La última etapa consiste en limpiar la carcaza, es decir, la caja del portable. A fuerza de ser transportada y ser abierta y cerrada con frecuencia, es una parte de la notebook que se ensucia con facilidad, sobre todo en su lado superior, donde siempre quedan las marcas de los dedos. Esta suciedad se puede limpiar, claro está, con el mismo producto de limpieza que usamos para el teclado, siempre utilizando un paño que no se deshilache. Pero la solución más práctica (y además más económica) consiste en utilizar una toallita humedecida. Un mínimos repaso cada día, y adiós a las marcas y la suciedad! El fondo de la notebook también puede limpiarse rápidamente con una toallita (no insista demasiado en las etiquetas, para no despegarlas).

Además

El aire comprimido puede utilizarse para limpiar los ventiladores, que son fundamentales para el funcionamiento adecuado de la máquina. En todos los casos, los ventiladores se encuentran al costado, detrás, y/o debajo de la PC portátil, aunque dependiendo del modelo. Los ventiladores posibilitan la circulación de aire circule a través del equipo, y de esta manera lo mantienen a una temperatura adecuada. La acumulación de suciedad dentro de los ventiladores impide este proceso y como consecuencia la máquina se puede recalentar.

Los productos recomendados

Un kit de limpieza para pantalla LCD: este tipo de kit consta de un líquido limpiador en aerosol y varios paños sin pelusa. El líquido está especialmente adaptado a pantallas de cristal líquido de notebooks. También se puede comprar por separado ambos elementos: lo más importante es que la etiqueta del líquido aclare que es ” especial para pantallas LCD “. El precio de este kit no es elevado, menos aún si se considera su larga duración

Una lata de aire comprimido: se trata de un aerosol que contiene aire bajo presión. La marca no tiene mucha importancia, como tampoco la capacidad del aerosol: se puede elegir el modelo más económico.

Un paño. Hay que evitar: las rejillas o los trapos de algodón que tiendan a deshilacharse

Fuente: informática-hoy.com.ar